en el reino de hogar En oficinas y espacios de trabajo, los muebles que elegimos pueden afectar significativamente nuestra salud y productividad. A medida que nos adaptamos a las nuevas normas laborales, es hora de reconsiderar la configuración de nuestra oficina. Hoy nos adentramos en el mundo de los escritorios para trabajar de pie o sentado, un punto de inflexión en la ergonomía de la oficina.

Por qué los escritorios para trabajar de pie o sentado son más que una simple tendencia

Los escritorios para trabajar de pie, también conocidos como escritorios de pie o escritorios de altura regulable, se han convertido en una opción popular en los últimos años. Pero no son sólo una moda pasajera. Estos escritorios ofrecen numerosos beneficios para la salud, desde reducir el riesgo de enfermedades cardíacas y obesidad hasta aliviar el dolor de espalda y cuello. Al permitirle alternar entre estar sentado y de pie, estos escritorios pueden inyectar más actividad física en su jornada laboral.

Escritorio de pie inteligente eléctrico
miyomiCtriC Smetroart Stanortedinortegramo Dmisk

Exploremos con más detalle los beneficios para la salud de los escritorios para sentarse y pararse:

1. Aumentar la energía y la productividad

Estar de pie con más frecuencia durante la jornada laboral puede aumentar el flujo sanguíneo y la oxigenación, lo que mejora los niveles de energía y la productividad. Los estudios han demostrado que los trabajadores de oficina que utilizan escritorios de pie son 45% más productivos diariamente que aquellos que se sientan durante sus turnos.

2. Mejorar la postura y la ergonomía en la oficina

Una buena postura es fundamental para evitar dolores y molestias. Un escritorio para sentarse o pararse facilita el ajuste de la altura del escritorio a una posición cómoda para sentarse o pararse, lo que ayuda a prevenir malos hábitos como encorvarse.

3. Reducir el tiempo sentado

Estar mucho tiempo sentado puede contribuir a riesgos para la salud como obesidad, presión arterial alta, diabetes tipo 2 y enfermedades cardiovasculares. Un escritorio para sentarse y pararse puede ayudarlo a interrumpir largos períodos de estar sentado, promoviendo una mejor salud.

4. Mejorar la salud mental

Los beneficios de los escritorios de pie también se extienden a la salud mental. Las investigaciones han descubierto que los usuarios de escritorios de pie reportan menos estrés y fatiga y mayor vigor y energía a lo largo del día.

Transición a un escritorio para sentarse y pararse: un enfoque gradual

Si bien los beneficios de estar de pie con más frecuencia son claros, es importante hacer la transición gradualmente. Comience parándose durante 30 minutos seguidos durante el día y aumente gradualmente su tiempo de pie a medida que se sienta cómodo.

Elegir el escritorio para sentarse y pararse adecuado: factores a considerar

Al seleccionar un escritorio para sentarse o pararse, considere sus necesidades y preferencias individuales. Aquí hay algunos factores a tener en cuenta:

1. Altura del escritorio

La altura del escritorio debe poder ajustarse a sus necesidades. Si va a compartir el escritorio con otras personas, lo ideal es un escritorio con un amplio rango de altura.

2. Profundidad del escritorio

La profundidad del escritorio debe acomodar sus dispositivos, accesorios y material de oficina. La mayoría de los usuarios necesitan un escritorio de entre 26” y 34” de profundidad.

3. Facilidad de uso

El mecanismo para subir o bajar el escritorio debe ser silencioso y fácil de usar. Los ascensores eléctricos o neumáticos suelen ser los más fáciles de usar.

4. Eficiencia y Funcionalidad

Considere si el escritorio puede adaptarse a sus necesidades laborales, como pantallas de privacidad, iluminación específica o rieles para herramientas.

5. Fatiga de piernas y pies

Si es propenso a sufrir dolores y molestias después de estar de pie durante períodos prolongados, considere usar un reposapiés o una estera antifatiga.

6. Ergonomía adecuada para estar de pie

Mantenga la postura ideal cuando utilice su escritorio para sentarse y pararse. La parte superior del monitor debe estar a la altura de los ojos y el escritorio debe estar ligeramente por debajo de la altura del codo cuando esté de pie.

Al elegir un escritorio para trabajar de pie o sentado que se adapte a sus necesidades, podrá mejorar su salud, productividad y bienestar general. Ya sea que esté trabajando, jugando o relajándose, el escritorio adecuado puede ayudarlo en cada paso del camino.

Author

Con más de una década de experiencia, profundizo en las complejidades del diseño ergonómico para crear sillas que mejoren su espacio de trabajo y su bienestar. Mis reseñas y recomendaciones están diseñadas para mejorar su experiencia al sentarse con estilo y comodidad.

es_ESSpanish